¡Bienvenid@s al Templo Dimensional! Un portal donde tiene cabida todo o nada. Los Sabios del Templo gobiernan este lugar sabiamente y en el anonimato, y su representante el Tío Elwood estará encantado de serviros humildemente. Atravesad los muros del Templo Dimensional y disfrutad de vuestra visita.

La Biblioteca de Alejandría

Greased Lightning

Manda este post a Twitter

Si hiciera una encuesta entre los que visitan este blog para que dijeran cuál es la película que más veces ha visto el Tío Elwood a lu largo de su aún corta vida, y cual es la que mejores recuerdos le trae de su niñez, probablemente muchos pensarían en grandes y excelentes joyas como La Guerra de las Galaxias, Indiana Jones, Regreso al Futuro, Willow o alguna otra obra maestra del frikismo. Sin embargo, resulta que se equivocarían todos, pues la película que más veces ha visto Tio Elwood a lo largo de su vida (como te repites, macho) es una película musical. Sí Sí, sabemos que a Tío Elwood no le van mucho los musicales.

Pero este es especial... ¿Quién puede olvidar una película en la que un chico chuleta y macarra hasta la médula conquista a una chica pija pero guapísima y hasta consigue que ella cambie y se vuelva una macarreta como él? ¿Como podríamos olvidarnos de esa gran carrera de coches a través de uno de los canales de Los Angeles, en el que nuestro querido héroe chuleta deja humillado a otro tipejo más chuleta que él? ¿Como ignorar esa gran escena cumbre de la película en que todos los chavales de un instituto hacen un concurso de baile con el ritmo de Hound Dog y temazos similares? En fin... Podría estar horas y horas dándole vueltas al tema, pero sí: ADORO ESTA PELÍCULA. Y sí, es GREASE. Y sí, sale John Travolta, que muchos piensan que es un pésimo actor pero nadie puede dudar de sus artes como bailarín.

A muchas películas les pasa que cuanto más las ves, más te cansas de ellas y acabas por dejarlas apartadas porque te sabes ya hasta los diálogos de memoria. Con esta película no me pasó eso, sino que más bien me iba gustando más a medida que iba creciendo. Quizás fue porque esta era una película para adolescentes, aunque yo la ví por primera vez siendo un niño de teta. Algunas escenas como la de Kenickie y Rizzo (mi personaje favorito sin duda) en la parte de atrás del coche a puntito de montárselo, pues cuando eres un crío pues no te fijas en esos detalles, pero cuando vas creciendo vas comprendiendo los diálogos en toda su amplitud. Y la verdad es que hace tiempo que dejé atrás la adolescencia, pero esta película siempre me rememora esa extraña época en la que uno no sabe qué va a hacer con su vida pero sus únicas preocupaciones son sus hobbies, el otro sexo y pasarlo en grande, sea como sea.

En fin, podría estar muchas horas hablando de esta película y de porqué es especial para mí y para mucha otra gente, pero de escribir esto me han dado ganas de verla otra vez, así que no voy a perder más tiempo comentándola. Quienes la hayan visto y les guste tanto como a mí, se sentirán identificados con estas palabras que escribo, y al que no le guste... pues no sabe lo que se pierde.

LO MEJOR: La escena del baile, es espectacular y está muy bien rodada y coreografiada.

LO PEOR: Que los años 50 en EEUU nunca fueron realmente como los pinta la película (¡¡¡ojalá!!!)

Posdata: He visto la película más de 100 veces, pero perdí la cuenta hace muchos años, así que es posible que ahora vaya por 150 o 200. Y no exagero, os lo juro. ;-)

0 comentarios: