¡Bienvenid@s al Templo Dimensional! Un portal donde tiene cabida todo o nada. Los Sabios del Templo gobiernan este lugar sabiamente y en el anonimato, y su representante el Tío Elwood estará encantado de serviros humildemente. Atravesad los muros del Templo Dimensional y disfrutad de vuestra visita.

La Biblioteca de Alejandría

Me llamo Earl

Manda este post a Twitter

Hoy he terminado finalmente de ver el último capítulo de esta genial y absolutamente brillante serie de TV y quería hacer un pequeño comentario sobre ella.

Simplemente, la serie me parece de lo mejorcito que he visto en toda mi vida, y mira que he visto mucho. Es una serie con un sentido del humor irreverente, políticamente incorrecto y cargada de buenos sentimientos y una moraleja desconcertante.

Para que os hagáis a la idea los que no la hayáis visto, la serie trata sobre Earl Hickey (Jason Lee), un delincuente y pringado de poca monta que un día ve como le toca la lotería. Justo después de conseguir el boleto ganador, es atropellado por un coche y, aparte de ir al hospital, pierde el boleto de lotería. Mientras está en el hospital, ve un show televisivo en que un famoso habla sobre el Karma, explicando que cuando haces cosas buenas, te ocurren cosas buenas. Y cuando haces cosas malas, te suceden cosas aún peores. Con esa idea en la mente, Earl decide cambiar de vida y elabora una lista con todas aquellas malas acciones que ha cometido a lo largo de su vida, con el propósito de enmendarlas. La primera acción que intenta enmendar es haber ensuciado más de la cuenta, y se pone a limpiar la basura en el motel donde ahora reside con su hermano Randy (Ethan Suplee). Al poco de estar limpiando, el boleto de lotería aparece misteriosamente ante sus pies. Earl se da cuenta de que el karma funciona, y decide usar su nueva situación económica para arreglar todas las cosas malas de su lista.

Lo mejor de la serie, sin duda, son los guiones que se nos presentan en cada capítulo (con una duración estándar de 20 minutos por capítulo). Cuando Earl intenta arreglar algo, siempre parece haberlo conseguido al principio del capítulo pero luego se da cuenta de que su mala acción tuvo consecuencias posteriores que él no había previsto para las víctimas de sus putadas. Así que, moralmente, se ve obligado a arreglar las vidas de sus amigos y vecinos. Lo que al principio comienza como una forma egoista de arreglar y mejorar su propia vida, a medida que avanzan los capítulos y la serie llega a la segunda temporada (que a mi juicio es incluso mejor que la primera), Earl comienza a arreglar las cosas de su lista con un verdadero sentimiento de empatía hacia el prójimo y un deseo de ser una mejor persona, aunque el resto del mundo siga siendo cruel y desalmado.

Un ejemplo de lo que digo es en el capítulo (lo siento, pequeño spoiler) en que Earl se convence del peligro del calentamiento global gracias a un ex-drogadicto ecologista (un grandioso cameo de Christian Slater) y empieza a arreglar todo su entorno en la medida de lo posible, hasta llegar a un punto de desesperación y agonía porque se da cuenta de que él solo no puede arreglar el mundo. Earl se transforma progresivamente a lo largo de las dos temporadas que hemos visto por ahora, aunque el Karma es muy puñetero y le guarda numerosas sorpresas.

La música de la serie, por cierto, es espectacular en todos los sentidos, porque constituye todo un ejemplo de banda sonora bien escogida, con canciones que hacen referencia a los sentimientos de los personajes. Creo que los momentos en que más me he emocionado y se me han puesto los pelos de punta escuchando la música de esta serie se resumen en tres:

- En el capítulo final de la 1ª temporada, cuando a Earl y a Randy les pasa una putada muy gorda y se les ve por la carretera andando y desesperados. En ese momento suena la canción "Simple Man" de Lynyrd Skynyrd.

- En un capítulo de la segunda temporada, aparece un tipejo al que Earl le pega una patada en los huevos y gracias a eso se vuelve mejor persona. En una escena, recuerda cómo su madre le cantaba cuando era un niño, para que se durmiera. Y la canción, no podía ser otra que otro temazo de los Skynyrd y probablemente una de mis 3 o 4 canciones preferidas de todos los tiempos: "Free Bird". Para mi sorpresa, en el capítulo vemos a Earl cantando la canción a capella y, al final del capítulo, suena la canción en todo su esplendor y con un buen tramo del solo de guitarra. A mí es que hace falta muy poco para emocionarme... solo una buena canción. XDDD

- Y, finalmente, en el último capítulo de la segunda temporada (y último por ahora) que acabo de ver hará cosa de media hora, en el que sale un temazo al final del capítulo, "The House of the Rising Sun" de The Animals. Era una canción que oía desde que era un niño y siempre me había emocionado, pero nunca había sabido el título. Gracias a esta serie, y a una búsqueda exhaustiva en google, ahora ya sé como se llama y la estoy disfrutando mientras posteo esto.

En fin, aparte del excelente apartado musical de la serie y las numerosas referencias a AC/DC, Metallica, Iron Maiden, Lynyrd Skynyrd y demás grupazos... la serie me parece excelente por lo que ya he explicado: habla de un ser deleznable que se va convirtiendo progresivamente en alguien mejor. No ya para tener una vida mejor y aprovecharse del karma, como parece al principio... sino con una verdadera intención de cambiar y convertirse en alguien mejor, más honesto, más adulto, más responsable y más empático hacia sus amigos, conocidos y todas aquellas mujeres que pasan por su vida. La serie me ha llegado dentro porque en el fondo todos somos un poco como Earl... hemos hecho cosas malas en nuestra vida y buscamos una forma de enmendarlo. Aunque muchas veces no sabemos cómo hacerlo. Ya os digo que la serie tiene una fachada muy cómica y un trasfondo interior muy emotivo y que saca los sentimientos a flor de piel.(para que os hagáis a la idea, es como en Futurama).

Qué decir que los personaje secundarios son geniales y le dan a la serie el toque de profundidad que necesita. En algunos capítulos incluso encontramos que estos personajes secundarios toman el protagonismo del capítulo y, gracias a ellos, vemos a Earl de una forma distinta, y lo apreciamos más. La lista de personajes míticos es larga, pero yo me quedaría sobretodo con:

Catalina, la stripper mexicana, que tiene una relación amorosa extraña con Randy, el hermano de Earl

Joy, la ex-mujer de Earl y probablemente uno de los personajes que más odias y amas a la vez

El Hombre Cangrejo, el nuevo marido de Joy y dueño de la Taberna del Cangrejo... también tiene una vena muy cómica (por cierto, casi se me olvida... "¡Hola, Hombre Cangrejo!")

Donnie Jones, el loco del barrio reconvertido en un profeta de la Fe Cristiana (a este actor también se le ve en Prison Break haciendo de loco también XD)

y, para el final me dejo al mejor... Randy, hermano de Earl y el personaje con el que más te ríes, de lo tonto y pobrecico que es.

Bueno, creo que ya os he espoileado un montón y os he aburrido comentando cosas de esta serie. A los que ya la habéis visto, no sé si estáis de acuerdo con lo que yo he visto y lo que he sentido al ver la serie, pero espero que sí XDDD o pensaré que estoy rallao XDDDD. Y a los que no la habéis visto, os aconsejo seriamente que lo hagáis, ningún capítulo tiene desperdicio. Si no tenéis forma de conseguirla, pedídsela a Tío Elwood que tiene las dos temporadas en DVD.

Pues eso, por hoy os dejo y voy a seguir pensando qué cosas poner en mi propia lista del karma...

0 comentarios: