¡Bienvenid@s al Templo Dimensional! Un portal donde tiene cabida todo o nada. Los Sabios del Templo gobiernan este lugar sabiamente y en el anonimato, y su representante el Tío Elwood estará encantado de serviros humildemente. Atravesad los muros del Templo Dimensional y disfrutad de vuestra visita.

La Biblioteca de Alejandría

Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth

Manda este post a Twitter

Ya hablé en el otro blog acerca de este juegazo, basado en la magnánima obra del inmortal Howard Philips Lovecraft. Pues rescato este análisis del juego para ver si puedo picar a alguien a que lo juegue jejeje. Además, no tenéis excusa porque cada día está más barato. Antes en la FNAC costaba 20 euros y encima te regalaban otro juego por la patilla. Ahora creo que vale 10 euros, así que no seáis ratas y a rascarse el bolsillo.

Pues vamos a ello: si te gustan los survival horror, tienes que jugar a este juego, porque te vas a cagar en los pantalones durante un buen rato. Probablemente sea la mejor representación del mundo Cthulhiano en videojuego, mucho mejor que los Alone in the Dark o cualquier película mala ambientada en cierto pueblo gallego.

En este juego llevas al detective privado Jack Walters, un hombre que, tras una traumática experiencia hace 6 años (la puedes jugar a modo de prólogo, también acojona un poco) se ha vuelto un estudioso del ocultismo. Un día recibe un trabajo, acudir al asqueroso pueblo de Innsmouth (en la peli mala española, In-Boca, que originales) para encontrar a un tal Brian Burnham que ha desaparecido. Nada más llegar allí, observa que los habitantes del pueblo le tienen un poquito de asco a los extranjeros y todos parecen ocultar algo. Tras unas pocas investigaciones por el pueblo, esa misma noche los lugareños (adoradores de la Orden Esotérica de Dagon) intentan matar a Walters, y él deberá huir (bueno, tú deberás huir) de los airados pueblerinos.

En fin, no cuento más de la trama, pero hasta el momento ha sido un calco del relato de Lovecraft Huída de Innsmouth y del módulo del juego de rol con mismo nombre. En cuanto al sistema de juego, es la rehostia, porque hasta que no llevas avanzado un buen trecho del juego (un 30% o así, según he podido ver yo) no coges NINGÚN ARMA. Esto quiere decir que tienes que esconderte de los Deep Ones (en nuestra lengua, Profundos), los lugareños y demás gentuza, y tendrás que conseguir tus objetivos usando la inteligencia y resolviendo algunos puzzles (tampoco son muy complicados, pero en fin) Cuando por fín consigues las armas piensas: ¡Por fin, esto ahora va a ser como el Doom! ¡Preparaos, bichos del Averno, que ha llegado Destroyeitor! ¡PUES NO! Porque ellos también tienen pipas y escopetas e incluso Tommy Guns, con lo que estás igual de jodido que antes y tienes que seguir resolviendo las situaciones de una forma más inteligente.

En cuanto al apartado gráfico, la verdad es que es muy bueno, a pesar de no ser puntero como un Doom 3 o un Half-Life 2. La cosa da bastante miedo porque el ambientillo que rodea al personaje es oscuro, sucio y angustioso. Muy Lovecraft, sí señor. Esto es lo que más me ha podido impresionar si acaso del juego, la recreación perfecta del mundo Cthulhuiano y con un absoluto respeto a las fuentes de las que bebe el video-juego.

En cuanto al sonido, encontramos uno de los puntos fuertes. Es ACOJONANTE. Los malotes te hablan con unos tonos de voz bastante sospechosos, puedes oír pisadas de enemigos cercanos, hay sonidos inquietantes que pueden marear a tu personaje en determinadas situaciones, sonidos fuera de campo que te hacen pensar si seguir adelante o volver atrás con tu mamá... En fin, bastante bien. La música es algo menos impactante pero cumple su función a la perfección, marcando los puntos más terroríficos de la historia.

Sin embargo, lo mejor del juego es su absoluto realismo, y por eso lo he dejado para el final. Para curarse, no basta con pasar por encima de un botiquín, sino que en tu ficha de personaje saldrá un diagrama con las heridas que has recibido y tendrás que aplicar distintos remedios (4 concretamente) y perder unos 5-10 segundos muy valiosos de partida curándote (digo valiosos porque a lo mejor estás ahí curándote y llega un bicho y te empieza a cascar) Otro tema importante es que no hay ningún tipo de información sobre tu personaje en la pantalla de juego. Esto quiere decir que tienes el 100% del monitor libre para ver lo que ve tu personaje, sin recuadros indicando la vida ni nada. Si quieres ver la salud de tu personaje, su inventario, munición y todo eso, pulsas en la tecla correspondiente y te sale una pantalla donde puedes observar toda esa información.

Y, por último, debo mencionar el maravilloso sistema de Cordura que han implementado en el juego. Cada vez que Walters ve algo que podría hacerle perder cordura (un cadáver, un río de babas) o una situación peliaguda (estás escondido en un almacén mientras los bichos te están buscando), puedes perder cordura. En ese momento, el corazón de tu personaje empieza a acelerarse (y el tuyo también, os lo aseguro), la pantalla empieza a volverse borrosa, empiezas a oír voces extrañas en tu interior e, incluso a veces, no podrás mover a tu personaje de una forma correcta (puede que te ralentizes, o empieces a ir a tirones aterrorizado por el miedo, etc.) Vamos, que si ya de por sí el juego es difícil, si vas por ahí temblando a cada paso que das, es más jodido aún.

En definitiva, un juego muy bueno que te mete en un ambiente de terror de un modo indescriptible. A mi juicio, mucho mejor que otros supuestos survival, en los que te dan un arma casi desde el principio y hala... a matar zombies y cosas d'esas. Probad el juego, no os arrepentiréis. Ahh... y apagad todas las luces, da mucho más miedo si no ves un carajo. Ahora solo me queda probar el "Fear", el juego que todo el mundo dice que es acojonante. Sin embargo, por muy bueno que sea, sin Lovecraft... no es lo mismo.

Lo mejor: Inmersión total en el mundo de Cthulhu y el sonido del juego.

Lo peor: Está en lengua de Chespi (aunque en www.clandlan.net te puedes bajar una traducción del juego bastante lograda).